misión fundación forlopd

Misión

La misión de FUNDACIÓN FORLOPD es favorecer el desarrollo del talento en  menores con ALTAS CAPACIDADES  para que mejoren sus capacidades al máximo nivel, de manera que puedan expresar todo su potencial personal y profesionalmente. Con ánimo de que lleguen a la edad adulta con un desarrollo personal y emocional que les permita expresar sus habilidades y capacidades de manera que puedan ofrecer sus talentos en beneficio de  la sociedad.

Para ello es fundamental que desarrollen una inteligencia emocional acorde con su capacidad cognitiva. En algunos menores con una capacidad intelectual alta, se produce lo que llamamos disincronía, esto es un desequilibrio entre su capacidad intelectual y su capacidad emocional, lo que les convierte en niños emocionalmente inmaduros. En algunos de estos menores  su desarrollo cognitivo les permite captar una información que, por su carga afectiva, no saben gestionar debidamente.

Se produce un desfase entre el procesamiento cognitivo y el procesamiento emocional de la información, que les puede llevar a sufrir afectivamente y reaccionar con miedo, ansiedad o rechazo en situaciones que les sobrepasan.

Necesitan desarrollar la inteligencia emocional a un nivel acorde con su inteligencia intelectual para convertirse en niños y jóvenes felices.

La inteligencia emocional podemos describirla como  el desarrollo de las capacidades y habilidades psicológicas que implican la percepción, comprensión y el manejo de las emociones propias y ajenas.

Algunas de las claves de la inteligencia emocional que en FUNDACIÓN FORLOPD tenemos en cuenta a la hora de interactuar con los menores son las siguientes:

  • Enseñar a los niños su capacidad y fortaleza mental para reconocer sus emociones, aceptarlas  y no dejarse llevar por ellas.
  • Hacerles conscientes de lo que está sucediendo en su interior y a que acepten su vulnerabilidad.
  • Conseguir que aprendan a evaluar sus emociones y ser capaces de identificarlas, observando hacia dónde dirigen su atención, para entender de dónde surgen las emociones.
  • Hacerles ver su capacidad de autocontrol para no reaccionar espontáneamente y que sepan medir su paciencia. Que aprendan a darse un tiempo para respirar, reflexionar y tomar distancia de una situación, para que tengan una mayor perspectiva y un mejor control emocional.
  • Enseñar qué es la empatía y que aprendan la capacidad de comprender el punto de vista de los demás o el porqué de una situación. Con ello sabrán reconocer los sentimientos de los demás y actuar en consecuencia.
  • Practicar la comunicación asertiva para que sean capaces de exponer sus ideas de una manera cívica y sin imposiciones, entendiendo las ideas de los demás. Reconociendo cuándo están manteniendo o recibiendo una comunicación agresiva o sumisa y distinguiendo la diferencia.

Identificamos el talento de los menores para determinar si tienen ALTA CAPACIDAD INTELECTUAL y que así puedan desarrollar su máximo potencial siendo conscientes de sus capacidades.

Realizamos una intervención específica con procesos de acompañamiento emocional y educativo para  que comprendan y desarrollen su inteligencia emocional tanto en el ámbito escolar como social y familiar.

Derivamos a los alumnos hacia procesos formativos acordes con sus capacidades y preferencias, llevando un seguimiento pormenorizado de cada niño para analizar sus progresos.  

Es importante que los niños aprendan a valorar la diversidad y a tolerar todo aquello que no les gusta respetando las diferencias, y que ellos mismos asuman que son diferentes a muchos otros.

Cada niño es diferente y perfecto en su imperfección, es importante que ellos lo asuman y que los adultos los aceptemos tal como son. Educando a los menores para que nadie tenga que sufrir burlas y desprecios, para que no se sientan diferentes ni excluidos. Educándoles desde la humildad de reconocer sus carencias para que aprendan a amarlas.

Buscando educarles para que ellos mismos reconozcan aquellos comportamientos que deben mejorar y así tener la posibilidad de cambiarlos. El propósito principal es que los niños aprendan a ser felices aceptando y amando a los demás sin pretender cambiarles.

Cuando los adultos aceptamos a los menores tal cómo son, buscando que mejoren sus habilidades y capacidades, sin pretender cambiarles, es cuando ellos aprenden a aceptarse a sí mismos, siendo conscientes de sus fortalezas y debilidades que les van a ayudar a convertirse en adultos prósperos y felices.

Los objetivos de este acompañamiento son diversos, entre ellos, el principal, es el autoconocimiento. Cuando el niño se conoce bien a sí mismo es capaz de fortalecer su identidad  para mejorar los procesos de socialización que aumenten su autoconfianza y autonomía personal. De esta manera aumenta su motivación intrínseca que le hará mejorar su desarrollo personal.

También se busca mejorar el desarrollo de las competencias clave para su autonomía personal. Inspirando el desarrollo de la creatividad. Fomentando la planificación de objetivos propios, concretos y alcanzables, en los que adquiera el compromiso para su consecución. Posibilitando que pueda expresar sus ideas libremente respetando las de los demás. Proporcionando espacios para la identificación de sus preferencias que le ayuden a plantearse metas propias. Estimulando la búsqueda del propio talento con responsabilidad personal de manera que le ayude a confiar en sus capacidades. En definitiva, facilitando la adquisición de las competencias necesarias para que cada niño se desenvuelva de la manera más autónoma posible según sus posibilidades.

La metodología utilizada consistirá en acompañamientos individuales de coaching emocional y educativo junto a  técnicas de programación neurolingüística  y de inteligencia emocional. Ayudando a los menores a materializar sus motivaciones trabajando sus inseguridades. Buscando identificar esas emociones inadaptativas que están limitando el progreso del niño. Combinando diferentes ejercicios en un espacio de confianza donde el menor pueda expresar libremente sus ideas y sentimientos. Lo fundamental es que el niño reflexione a través de preguntas poderosas y ejemplos en los que se vea reflejado para hacerle consciente de todo su potencial. Todo ello realizado por psicólogos y educadores especializados y expertos en las diferentes materias.

Somos conscientes de que cada niño tiene un talento, una combinación de habilidades y capacidades que definen su identidad y le hacen único. Esas capacidades pueden convertirse, no solo en  la clave de su autenticidad sino también en la de su felicidad.

El mencionado acompañamiento emocional y educativo va dirigido a menores entre 6 y 16 años y 11 meses, ya que son las personas que, encontrándose involucrados en el sistema escolar, pueden tener dificultades para pensar en su propia identidad, en sus talentos, en sus creencias y sus emociones, en su capacidad de responsabilizarse para conseguir el objetivo que deseen, y de tener un propósito en la vida que les haga desarrollar todas sus capacidades para alcanzar su máximo potencial, en definitiva que les de la oportunidad de sentirse felices.